Crecimiento compensatorio en camarón blanco del Pacífico Litopenaeus vannamei (Boone, 1931), cultivado a diferentes temperaturas bajo restricción de alimento en un sistema de biofloc

Autora: Elisa Cordeiro Andrade Prates (Currículo Lattes)
Tutor: Dr Wilson Francisco Britto Wasielesky Junior
Co-tutor: Dr Jose Maria Monserrat
Co-tutora: Drª Mariana Holanda

Resumen

El crecimiento compensatorio, que se define como un proceso fisiológico donde el organismo pasa por una fase de rápido crecimiento luego de un período de desarrollo restringido, es una estrategia desarrollada por algunas especies debido a frecuentes situaciones estresantes en el medio, con una asignación de recursos entre mantenimiento , crecimiento y reproducción. En el contexto de la acuicultura, el uso de la restricción de alimentos y el cultivo a baja temperatura como desencadenante del crecimiento compensatorio pueden considerarse estrategias para reducir el suministro de alimentos, los costos y para aumentar el período de cultivo de especies tropicales en regiones donde el cultivo está restringido solo al verano. . Además, el sistema BFT (Biofloc Technology System) también puede aportar ventajas al cultivo, donde, además de reducir el uso de agua y una mayor bioseguridad, la comunidad microbiana puede servir como fuente de alimento suplementario para los organismos las 24 horas del día, contribuyendo también a la la reducción de alimentos ofrecidos al sistema. En este contexto, el objetivo de este estudio fue evaluar la ocurrencia de crecimiento compensatorio en camarón Litopenaeus vannamei, a tres temperaturas diferentes (20, 24 y 28ºC) y bajo restricción alimentaria, cultivado en un sistema de biofloc, y analizar la dinámica de las reservas de energía en el hepatopáncreas y la condición inmunológica de los organismos a lo largo del período experimental. El experimento se llevó a cabo durante 64 días y se dividió en dos etapas: (1) Restricción y (2) Recuperación, que duró 36 y 28 días, respectivamente. Inicialmente, se sembraron juveniles de L. vannamei con un peso promedio de 1,78 g (± 0,38 g), a una densidad de 300 camarones / m2 (n = 54). En la primera fase, el experimento tuvo un diseño experimental factorial (tres temperaturas y dos dietas), totalizando seis tratamientos, los cuales se realizaron por triplicado. Se eligieron tres temperaturas como óptima (28ºC), intermedia (24ºC) y baja (20ºC) y, para cada temperatura, se aplicaron dos regímenes de alimentación: control, donde los organismos recibieron el 100% de la tasa de alimentación previamente calculada; y restricción, en la que la tasa de alimentación ofrecida fue del 40% en relación a los tratamientos control. Al final de la primera fase (día 36), todas las unidades experimentales (n = 18) fueron expuestas a condiciones favorables de cultivo (28ºC y tasa de alimentación del 100%) durante 28 días. Para determinar la concentración de reservas energéticas (proteínas totales, glucógeno y triglicéridos) en el hepatopáncreas y evaluar el estado de salud de los animales, con base en el recuento diferencial de hemocitos (DHC), se recolectaron tres animales por unidad experimental al inicio de la experimento (día 0), al final de la fase de restricción (día 36) y al final de la fase de recuperación (día 64). Al final de la primera fase, los animales sometidos a restricción alimenticia y mantenidos a 24 y 28ºC tenían un peso significativamente menor en comparación con sus respectivos controles (P <0.05), mientras que los camarones mantenidos a 20ºC (control y restricción) tenían pesos similares a entre sí (P> 0.05). Además, los tratamientos a diferentes temperaturas y sin restricción alimenticia, tuvieron pesos significativamente diferentes, donde el tratamiento mantenido a 20ºC tuvo una menor tasa de crecimiento, seguido de los tratamientos a 24 y 28ºC, respectivamente. La concentración de proteínas totales en el hepatopáncreas no se vio afectada en ningún tratamiento (P> 0,05), mientras que los niveles de triglicéridos se vieron afectados en los tratamientos restringidos mantenidos a 24 y 28 ° C (P <0,05), pero no a 20 ° C (P > 0,05). La concentración de glucógeno fue menor y todos los tratamientos sufrieron restricción alimentaria en comparación con los controles (P <0.05) y mostraron un efecto de la temperatura, donde las temperaturas más bajas se vieron más afectadas por la restricción. El CDH mostró diferencias entre tratamientos (P <0.05), pero todos los valores estuvieron dentro del rango esperado para animales sanos cultivados en bioflocs. Después del final del período de recuperación (día 64), todos los tratamientos que habían sido restringidos en la primera fase tenían pesos similares a sus respectivos controles (P> 0.05). En cuanto a la temperatura, los animales mantenidos a 20 y 24ºC durante la primera fase y alimentados ad libitum durante todo el experimento no alcanzaron el peso de camarón mantenido a 28ºC durante todo el período experimental y sin restricción alimentaria (P <0.05).La concentración de proteínas totales no varió en ningún tratamiento (P> 0.05) y los stocks de triglicéridos se recuperaron en los tratamientos mantenidos en la primera fase bajo restricción a 20 y 24 ° C, pero no a 28 ° C, los cuales mostraron valores más bajos. En comparación con su control (P <0,05). La concentración de glucógeno se recuperó en los tres tratamientos previamente afectados por el período de restricción (P> 0.05). El CDH mostró diferencia entre tratamientos (P <0.05), pero los valores se mantuvieron dentro del rango ideal para camarones cultivados en un sistema de biofloc. Así, se puede concluir que los sustratos utilizados para afrontar la restricción alimentaria fueron el glucógeno y los triglicéridos, en detrimento del uso de proteínas. En cuanto al estado de salud de los animales, las bajas temperaturas y la restricción alimentaria no afectaron el sistema inmunológico innato del camarón. Por lo tanto, los resultados del presente trabajo mostraron que es posible someter a L. vannamei a una restricción alimenticia parcial, como desencadenante del crecimiento compensatorio total, con el fin de mejorar la eficiencia alimenticia de los animales y reducir los costos de producción. Además, en regiones donde la baja temperatura es un factor limitante para la producción, es factible explorar el crecimiento compensatorio parcial, con el objetivo de aumentar el período de cultivo anual.

TEXTO COMPLETO